Tu voz me suena a un coro
de ángeles cantándo , al
unísono.
Noto tu presencia , siempre
estás ahí, te siento , estás
en mi pensamiento.
No quiero dormir, para no dejar
de  pensar en tí, aunque en sueños
también te presiento.
No quiero que tú duermas ,
quiero que sigas mirando mi
cuerpo desnudo, que es todo
tuyo.
Necesito de tu piel, de tu textura
y hasta de tu apostura.
Quiero descansar mis caderas
en tus manos y después de amarnos,
retosar.
Dame el gérmen de vida que tu cuerpo
encierra, que yo te daré mi vientre para
que tú , plantes la simiente, amor.
Este amor , se siente en lo más profundo
de mi corazón.
Dame tu vida , mi amor.
Autora : Mª Antonia Moyano Oliveros