En la plenitud de mi vida,
me encuentro .
En  la madurez de mi cuerpo,
me siento .
Por eso , siento la sangre
por mis venas bullir.
Con fuerzas, con frenesí
y más si sé, que vas a venir.
Ahora me siento , entre tinieblas,
pero si tú me llevas de la mano,
el miedo que siento, sería en
vano.
Tú eres la luz de mi vida , mi
esperanza y mi fé.
Pero no quiero tu desprecio,
sólo que me mates a base de
ternuras y besos.
Quiero sentir el aroma de las
flores y que se vayan todos mis
temores.
Vale más mi dolor que mi obra,
el primero es auténtico , la segunda
tal vez , artificiosa.
Pero tu presencia , para mí, sí es
beneficiosa.
Autora : Mª Antonia Moyano Oliveros