De madrugada te sentí llegar.
Venías cansado , agotado ,
aún así  te quedaba ganas
de amar.

Yo reaccioné a tu petición ,
con pasión , con ardor.
La noche , con su sudor
nos empapó el alma.

En el silencio de los besos,
quise hacer eterna la noche,
para morirme en tu cuerpo.

Darte mis besos,
que te queme el aliento,
hasta abrir la cerradura
que sólo con tu llave la haces tuya.


Los olores corporales eran,
composiciones florales.
Sinfonias de caricias y besos,
sonidos de violines ,
amortiguando la pasión lujuriosa.

Toda etérea ,me levanté,
como si de un hada se tratara.
Aunque se me rompa el alma ,
quisiera saber lo que en ella guardas.

Autora: Mª Antonia Moyano Oliveros . ( AMO )
Drechos reservados.