A tí, con tu mirada cutivadora,
sensual y esa luz especial
que te rodea.
Me miras y es como un vendaval ,
arrasándolo todo.
Eres arrogante y caprichosa,
te sabes hermosa.
Lo sabes , sí,
por eso te sientes halagada y mimosa.
Tienes un brillo fatal en la mirada,
a pesar de las lágrimas derramadas.
Eres valiente , imponente , vencedora
de batallas .
Aún siendo aniquilada , no agachas la cabeza ,
tu orgullo no te lo permite.
No quieres mostrarte como eres en realidad,
en tu interior hay mucha sensibilidad.
Así es como te proteges de los demás .
Autora: Mª Antonia Moyano Oliveros . ( AMO )
derechos reservados . 2.011